martes, 16 de febrero de 2016

La vieja concepción republicana de la fraternidad, podría servir hoy como proyecto político

Ya llevamos tiempo embaucados por la palabra mágica: crecimiento económico. Tenemos que crecer. Si lo hacemos todos nuestros males estarán resueltos. Durante toda la legislatura los gobernantes del PP nos han dicho que las reformas llevadas a cabo, especialmente la laboral, se han ejecutado con el objetivo de crecer, ya que así se generará empleo-el tipo de empleo les resulta irrelevante- con lo que se incrementarán los impuestos y así se podrán mantener nuestro Estado de bienestar.