martes, 28 de junio de 2016

Así es la galaxia 'offshore' de Florentino Pérez

Número 68, 08/06/2016

 El poder en la sombra 

La constructora ACS declaró en su memoria de 2014 tener 113 empresas en paraísos fiscales. Las filiales viajan de Holanda, Panamá y Delaware a las Islas Caimán, Mauricio y Hong Kong


 Florentino Pérez


8 de Junio de 2016
Cuenta Herodoto que el Rey Midas, o Mittas según la tradición oriental, hizo una ofrenda al santuario de Delfós, donando nada menos que el trono real desde donde administraba el reino de Frigia. Ovidio llevó hasta nosotros el mito de Midas, según el cual Dionisio le concedió el deseo de convertir en oro todo lo que tocaba; pero, vista la imposibilidad de beber o comer, y tras suplicar a Dionisio, acabó renunciando a ello. A Florentino Pérez le ha perseguido siempre el mito del Rey Midas, y los medios de comunicación han sido los primeros en hacer la analogía. No obstante, el mito de Pérez y su capacidad de tornar el negocio de la construcción en valioso metal no ha sido suficientemente analizado. En 2014, ACS era el actual subcampeón del Ibex35 en número de sociedades en paraísos fiscales, solo por detrás del Banco Santander. Sus 113 empresas offshore declaradas son un trofeo tan rentable o más que un título de la Champions: gozan tanto de ventajas fiscales como de los tratados bilaterales de inversión, que protegen los intereses de las empresas radicadas en los paraísos fiscales en los que están inscritas frente a cambios legislativos o expropiaciones.

Esa es quizá la principal diferencia entre empresas como ACS y fortunas familiares como las de los Borbones, o las de expolíticos como Rodrigo Rato, José Manuel Soria y otros: su interés es camuflar un patrimonio para evadir impuestos. En el caso de los grupos del Ibex35 y sus propietarios, los paraísos proporcionan también una seguridad jurídica, de ahí que en muchos casos estos tengan interés en sacar a la luz sus sociedades offshore; de hecho, los propios informes anuales de ACS y del resto de empresas del Ibex las exponen sin remilgos en sus memorias.

Según el estudio elaborado en 2014 por el Observatorio de Responsabilidad Corporativa, basado en esos informes, 33 de las 35 sociedades del Ibex tenían filiales en paraísos fiscales. Entre ellas, ACS mantuvo el récord en 2013 con 171 sociedades, muy lejos del segundo, el Banco Santander, con 82. En 2014, la situación cambió, y el Santander mantuvo el liderato con 235 filiales, seguida de ACS con 113. En 2015, según la memoria de ACS, el número bajó a 90.
 
El crecimiento de las sociedades de ACS en paraísos fiscales ha sido tan vertiginoso como la propia carrera de su dueño, que es a su vez presidente del Real Madrid (lo fue entre 2000 y 2006, y desde 2009 hasta la actualidad). Un repaso exhaustivo a los datos proporcionados por ACS a la CNMV en sus informes anuales revelan que la expansión offshore del imperio de Florentino Pérez coincidió con el recrudecimiento de la crisis económica y con el hundimiento y posterior rescate del sistema financiero español.

En 2004, según su informe anual enviado a la CNMV, la constructora no tenía ninguna sociedad declarada en paraísos fiscales; en 2008 afirmaba tener 12, la mayoría relacionadas con las principales sociedades del grupo en España y no con sociedades adquiridas: Dragados B. V. (Holanda), ACS industrial Services LLC. (Delaware), Cobra Industrial Services LLC. (Delaware), Urbaser (Panamá), o la Sociedad Industrial de Construccion Eléctricas, S.A (Panamá).

En 2010, año de la adquisición de la constructora alemana Hotchief y sus filiales, las sociedades offshore de ACS aumentaron a 25, afincadas mayoritariamente en Delaware (14) y Panamá (5). Dos años después, en 2012, el periodo de mayor especulación sobre la deuda pública española, el número de sociedades offshore de la galaxia ACS se disparó a 103: destacaban como destinos Delaware (29 sociedades), Hong Kong (14), Singapur (14) y Panamá (10).  

Durante este período, nació una sociedad clave: ACS Actividades Finance, B.V., sociedad holandesa que articula múltiples compras de empresas obteniendo un importante descuento fiscal, ya que los Países Bajos ofrecen la exención total de impuestos sobre dividendos y las plusvalías de las acciones. Con esta instrumental se formalizó la venta, por ejemplo, de la participación de ACS en Iberdrola en 2012, el 3,69%, por un valor de 798 millones de euros.

Durante la última década y media, Pérez trasladó buena parte del negocio de ACS a Panamá y a Delaware, y allí ubicó la sede de muchas empresas que realizan la mayor parte de su actividad en España. Es el caso de Sociedad Industrial de Construcciones Eléctricas, S.A., filial de Sociedad Ibérica de Construcciones Eléctricas, S.A. (a la cual el Ayuntamiento de Madrid adjudicó en 2014 el contrato integral de alumbrado por 262 millones), o la Sociedad de Montajes Industriales, con filial en Panamá, que facturó en 2012 el 60% de su negocio en España.

Según el registro mercantil de Panamá consultado por CTXT, Urbaser, empresa que tiene blindada desde 2014 hasta 2021 la contrata de limpieza con el Ayuntamiento de Madrid (por valor de 72,6 millones), abrió una filial en Panamá el 18 de marzo de 2003, solo diez días después de ser aprobada la fusión de ACS con Dragados por parte de los consejos de administración de ambas empresas. Según un portavoz de ACS, la actividad de Urbaser en este paraíso fiscal cesó en 2011. La explicación coincide con los datos que publica el informe anual de 2012, aunque en el registro consultado hace unos días por esta revista la filial aparece todavía como vigente, es decir operativa.

Cabe advertir que estas filiales lejanas no deben considerarse a priori como estructuras dedicadas a la elusión de impuestos, aunque parece difícil que ACS pueda llegar a firmar contratos con ayuntamientos como el de Barcelona, que acaba de prohibir licitar a aquellas empresas que tengan sucursales en paraísos fiscales. En teoría, las filiales de la constructora afincadas en Delaware, Panamá u Holanda quedan respaldadas por las actividades que desarrollan en dichos países. En cambio, no sucede lo mismo cuando hablamos de sociedades que operan en las Islas Caimán o las Islas Mauricio, territorios que en la memoria de ACS de 2015 suman nueve sociedades. En esos países, la constructora no tiene actividad conocida. 

Otro caso significativo es el de Singapur, país en el que la constructora de Pérez tiene 14 sociedades declaradas desde 2012, pero donde sólo desde marzo de 2016 ha empezado a ejercer alguna actividad, como adjudicataria de la construcción de una desaladora a través de su filial Tedeagua. Antes de eso, la relación de Pérez con Singapur se limitaba a la exitosa venta de camisetas de los galácticos merengues, como sucedió en 2003, año en que el Real Madrid jugó un partido allí y se agotaron las zamarras de David Beckham.

Inspecciones y Bankia

Lo que parece claro es que hay una relación directa entre el periodo de mayor creación de sociedades offshore de ACS y las inspecciones por parte de Hacienda. Desde 2009 a 2012, Hacienda abrió investigaciones a ACS en todos los ejercicios: por el pago del impuesto de sociedades de 2009 a 2012, y por el IVA de 2011 a 2012. En total, ACS reconoce una deuda con Hacienda de 1,4 millones por el impuesto de sociedades, y de 393.000 euros por IVA. También reconoce que esta cantidad puede aumentar en sucesivas revisiones por parte de Hacienda.

El periodo de creación de instrumentos offshore coincide también con la debacle de Bankia y su rescate. Se trata de una paradoja, pues Bankia ha sido el gran mecenas de ACS y de Florentino Pérez: financió la compra de la joya de ACS, Dragados y su filial Urbaser (450 millones), dos participaciones en Iberdrola (dos créditos por 3.158 millones), así como el fichaje de Cristiano Ronaldo (76,5 millones) y sucesivos préstamos personales para la compra de acciones de ACS por parte de Pérez, a través de su sociedad personal Inversiones Vesán.

A fecha septiembre de 2015, el constructor, de 69 años, tiene una deuda de 429,5 millones con varias entidades, entre ellas con Bankia, aunque no se ha publicado la cifra exacta que adeuda a la entidad. Por su parte, ACS arrastra 2.624 millones de deuda, a cierre del ejercicio 2015. En este caso Bankia tampoco ha desvelado aún la cuantía que la constructora le debe. Consultada por CTXT, la entidad alega que no hace públicos datos de clientes.

Tan cercana era la relación de Pérez con la caja, que el propio Miguel Blesa se sentó en el consejo de ACS entre 2003 y 2005, siendo reemplazado por José Carlos Contreras, director de finanzas de Caja Madrid y responsable de la aprobación de los préstamos.
 
De este modo, el rescate de Bankia en 2012 y la aceptación por parte del Gobierno del rescate del Banco Central Europeo (tres tramos hasta 100.000 millones de euros, que dejan en situación de dependencia vigilada a todo el sistema financiero), coincidieron con la “patriótica” creación de la mayor parte de la estructura offshore de Florentino.

Tres años después, el 26 de abril de 2015, Pérez afirmó en la junta de accionistas de ACS que veía “un cambio espectacular en la economía española: donde antes se veían riesgos, hoy se ven oportunidades”. El empresario juzgó como muy positivo “el aumento de la demanda interna” y animó al Estado a desarrollar “los proyectos de infraestructuras más rentables social y económicamente”.

Sociedades de ACS en países declarados paraísos fiscales (lista elaborada por Oxfam). 
 
Elaboración propia a partir de los informes financieros anuales



Pero el fin de estas estructuras foráneas no es sólo facilitar transacciones en el extranjero y eludir impuestos en España. Como explicó en un artículo publicado en La Razón el economista y abogado Juan Ramón Rallo, estas sociedades offshore se crean para proteger a la propiedad frente a “la rapiña política (nacionalizaciones, confiscaciones, corrupción, etc.)”. En otras palabras, para defender los intereses de los propietarios ante decisiones políticas que afecten a los resultados de estas empresas. Como ejemplo, el comentarista cita a “colectivos potencialmente interesados en resguardar su patrimonio de regímenes extractivos: judíos residentes en Oriente Medio, disidentes políticos en Rusia o Venezuela...”.

No obstante, en el caso de ACS y España nos encontramos una empresa que mantiene numerosos contratas con las administraciones públicas, cuyas condiciones pueden cambiar con el ascenso de nuevos partidos o con problemas de impago por parte de las instituciones. Ante estos peligros, la estructura offshore garantiza poder acudir a los tratados bilaterales de los países donde tienen sede, ya que en la práctica se convierten en inversores extranjeros. Por ejemplo, al utilizar ACS servicios B.V. con sede en Holanda para las compras y transacciones de la matriz ACS, un grupo español se está beneficiando de los tratados bilaterales firmados por Holanda. 

AUTOR

...............................Rubén Juste de Ancos
Licenciado en Sociología. Ha realizado su tesis doctoral sobre
puertas giratorias en el Ibex 35. Forzado a emigrar en 2010,
primero a Australia, después a Paraguay y Ecuador, ha
publicado diversos artículos sobre el ciclo político progresista en América
Latina. La última colaboración, sobre cleptocracia y transnacionales en
Paraguay, en el libro Descartes (Punto de encuentro, 2015).
@karimjuste Más artículos >