jueves, 8 de septiembre de 2016

Rodrigo Rato declara este jueves por contratar a su excuñado en Bankia


EFE. 08.09.2016 - 11:24h El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha llegado poco después de las 08.30 horas a los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid, donde comparece como investigado ante el titular del juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, por presuntas irregularidades en la contratación en Bankia de su excuñado, Santiago Alarcó, también citado a declarar. 

Pocos minutos después de que abrieran las puertas de los juzgados, Rato entraba en el edificio, que,  al contrario que en otras ocasiones, no estaba rodeado de preferentistas ni pequeños accionistas de Bankia.

Se trata de la cuarta vez que Serrano-Arnal llama a declarar a Rato en relación con la gestión de su patrimonio. La última fue el pasado mes de febreroLa última fue el pasado mes de febrero, cuando le interrogó a él, a su abogado y presunto testaferro, Domingo Plazas, y a otras personas, entre ellas su hermana María de los Ángeles, contra quienes no adoptó ninguna medida cautelar. 

Según fuentes jurídicas, la cuarta comparecencia del exministro de Economía se produce en el marco de las pesquisas por la contratación de Alarcó en Caja Madrid y Bankia, que como experto en mercados internacionales comenzó cobrando 120.000 euros anuales en 2011 y dos años después llegó a ganar más de 480.000 euros.

En su anterior declaración ante el magistrado, Rato explicó que se contrató a su excuñado por su dilatada experiencia y para reforzar esta área en la entidad financiera, aunque varios de los exempleados de la caja no han sabido explicar de qué se ocupaba exactamente. 

Alarcó no es la única persona del entorno del ex director gerente del FMI involucrada en un caso en el que Rato está siendo investigado por presunta comisión de delitos fiscales, corrupción entre particulares, blanqueo y administración desleal. 

La causa, abierta en abril de 2015, se inició con una investigación sobre el origen de su patrimonio en la que sus familiares han llegado a ser apuntados por Hacienda, que incluso creó un esquema de colores en función del grado de parentesco y de la implicación de cada uno de ellos en la trama.

 En un recurso remitido a la Audiencia Provincial de Madrid para el sobreseimiento parcial de la investigación, el exministro refutaba las acusaciones de la Oficina Antifraude (ONIF) y cargaba contra ésta por haber basado sus actuaciones en una "técnica falsaria".

 La ONIF detecto operaciones "de riesgo" que generaron "grandes beneficios" a Rato y a sus hermanos, que explotaron la sociedad COR Comunicación, ahora objeto de una nueva pieza separada, "de forma caprichosa y contraria a la realidad registral y económica" de la empresa.

Fuente: 20minutos.es