sábado, 15 de octubre de 2016

La deriva xenófoba de Theresa May


La deriva xenófoba de Theresa May | @ctxt_es: 'Brexit means Brexit', frase pronunciada por la primera ministra británica en verano, ahora ha cobrado sentido. Si al final del proceso Theresa May se sale con la suya, habrá 'Hard Brexit'

En una de las más brillantes piezas escritas tras el referéndum que el 23 de junio que dio la victoria a los partidarios del Brexit, John Lanchester empleó el concepto de "la ventana Overton" para intentar entender el resultado.

Alumbrado por el think-tanker conservador Joseph Overton, el concepto se refiere al rango de lo políticamente aceptable en una cultura en un determinado momento. La acción de los think tanks y los grupos de interés, según Overton, es mover esa ventana de aceptabilidad. Agarrar una idea marginal, fuera de los marcos acostumbrados y argumentarla, martillearla, reenmarcarla, hasta hacerla pensable, para que después percole hasta los medios de comunicación y desde ahí permee el discurso político, primero el de partidos minoritarios, hasta que se considere como una opción seria y sea adoptada por elmainstream.

Es decir, hasta que se convierta en sentido común, como diríamos por aquí abajo. Lanchester invocaba la ventana de Overton como un dispositivo que permitía explicar cómo una opción hasta hace unos años marginal había conseguido vencer en el referéndum y se paraba ahí. Ahora, tres meses después, toca recapitular cómo están cambiando las dimensiones de esta ventana y comprobar los pútridos efluvios que entran a través de ella. 

En capítulos anteriores de esta tragedia por entregas habíamos visto cómo, tras la victoria del Brexit, habían quedado al descubierto las mentiras y las ambiciones personales de los políticos que habían sostenido el "No" a la UE. En un ejercicio de apuñalamientos por la espalda propios de Yo, Claudio o del comité federal del PSOE mismo, los candidatos a primer ministro fueron reduciéndose de cinco a cuatro, luego a tres y después a dos, dos mujeres, Theresa May y Andrea Leadsom, hasta que esta última perdió el oremus y declaró que ella sería mejor premier que May por su condición de madre.