viernes, 11 de noviembre de 2016

El alcalde de Jaén admite que cobró sobresueldos del PP entre 1999 y 2007

Fernández de Moya remite a sus declaraciones de la renta para demostrar que sus ingresos están fiscalizados. Admite que en 2007 dejó de recibir la asignación de 600 euros que percibían todos los concejales del PP en la capital hasta 2011. El PSOE dice que tiene que "dar expllicaciones y pedir disculpas" a los ciudadanos.

Fernández de Moya muestra sus declaraciones de la renta y afirma que desde 2007 no cobra del PP de Jaén.

José Enrique Fernández de Moya, alcalde de Jaén, estaba preparado para las preguntas de los periodistas sobre si cobró sobresueldos del Partido Popular, tal como publica el diario El País.  No ha negado nada. Al contrario, ha acudido a una comparecencia sobre otro asunto con sus declaraciones de la renta desde 2002 bajo el brazo. Además, ha admitido que entre 1999 y 2004, periodo en el que comenzó como secretario general y acabó como presidente del PP jiennense, y era portavoz de su grupo en la Diputación, cobró por "representación, dietas, locomoción y asistencia a actos de partido". Unos ingresos que están "declarados y fiscalizados".
También ha destacado que en ese periodo "no tenía dedicación exclusiva" a la política, que compatibilizaba con su trabajo como profesor de Derecho Financiero en la Universidad de Jaén. Para corroborar sus palabras ha mostrado sus declaraciones de la renta desde 2002 hasta la actualidad. Y ha dicho que se colgarían "hoy mismo" en la web municipal. A primera hora de la tarde, desde su perfil personal en el ayuntamiento, sólo se accedía a su declaración de 2011.
En su intervención Fernández de Moya ha detallados sus ingresos anuales entre 2002 y 2012. Los datos publicados aluden a que recibió un sobresueldo del partido entre 2002 y 2003, en su calidad de presidente provincial, además de cobrar como profesor de la Universidad de Jaén y como diputado y portavoz en la Diputación. Su reconocimiento ha ido más lejos al admitir que hasta 2004 -año en el que obtuvo escaño en el parlamento andaluz y pidió excedencia en la universidad- cobró por gastos de representación y que, hasta 2007, estuvo percibiendo 600 euros mensuales que el partido asignaba a los concejales del equipo de gobierno municipal. Esa asignación que, según ha explicado, se eliminó definitivamente para todos los ediles en 2011, el año en que fue elegido alcalde.
Fernández de Moya ha remitido a su declaración de la renta una y otra vez para justificar que no existe irregularidad alguna en sus ingresos, puesto que Hacienda ha recibido el correspondiente rendimiento. De hecho, la suma de sus ingresos, según el detalle facilitado por el alcalde, entre 2002 y 2012 supone algo más de 694.000 euros, por los que ha pagado a Hacienda 28.908’53 euros. El alcalde ha insistido en que desde que llegó a la secretaría general del partido en 1996 y hasta agosto de 1999 "no cobré ni un euro de mi partido".
El Partido Socialista ha calificado la acumulación de sueldos como "inmoral, indecente, obscena" porque, según el secretario local socialista, Manuel Fernández "puede darse la circunstancia de que todos esos 'montoncitos' salgan del mismo sitio: del contribuyente". El PSOE ha convocado a su dirección local el próximo lunes para decidir que hacer con relación a las noticias aparecidas. En cualquier caso, sí han exigido al alcalde una comparecencia "ante la ciudadanía para dar explicaciones y pedir disculpas", ha dicho Manuel Fernández.
El alcalde ha insinuado que los miembros del grupo socialista de la anterior corporación se repartían la asignación al grupo municipal, para su funcionamiento, entre los concejales. Asimismo ha anunciado que se publicarán documentos que acreditan "la transferencia que va al partido" desde los fondos del  grupo socialista en la Diputación Provincial. El secretario local del PSOE se ha limitado a calificar como "infantil" esta amenaza.
Los datos de los supuestos sobresueldos de Fernández de Moya se han dado a conocer el mismo día en que el Ayuntamiento ha anunciado cómo será la revisión del plan de ajuste para hacer frente a los 36 millones de euros que ha recibido con cargo al tercer plan de pago a proveedores.