martes, 8 de noviembre de 2016

La Guardia Civil implica a cuatro grandes constructoras en el fraude de las obras del AVE a Murcia

Un informe de la Benemérita asegura que es "improbable" que el desvío de 17 millones de euros se hiciera "sin el concurso o conocimiento de las grandes adjudicatarias": Acciona Infraestructuras, Dragados, Sacyr y la Constructora San José.

Obras del AVE a Murcia

La Guardia Civil ha implicado a cuatro grandes constructoras en el fraude masivo de fondos de las obras del AVE a Murcia. Un informe del equipo de delincuencia económica de la Guardia Civil y de la Agencia Tributaria, al que ha tenido acceso la Cadena Ser, señala que cuatro grandes constructoras, las adjudicatarias de las obras, también formaron parte del engranaje de desvío de fondos públicos de Adif por importe de más de 17 millonesde euros. Los fondos se desviaron a través de unas obras de reposición hidráulicas que nunca llegaron a hacerse y que se camuflaron, según la Guardia Civil, con facturas falsas.

Las constructoras a las que se hace referencia en este informe elaborado el pasado 26 de junio son Acciona Infraestructuras S.A., Dragados SA, Sacyr y la Constructora San José S.A.
La investigación sostiene que Obras Marimar, el subcontratista que impusieron a las adjudicatarias los titulares de los terrenos afectados por las obras y que está en el epicentro de la trama, y un ejecutivo de Adif no pudieron perpetrar el saqueo de fondos sin la colaboración de las grandes empresas adjudicatarias.
Según la Benemérita, "todas estas maniobras de desvío de fondos, dada su enorme magnitud, era improbable que pudiesen realizarse sin el concurso o conocimiento de las adjudicatarias principales y lógicamente de las personas responsables de dichas adjudicatarias relacionadas con las obras".
Según los cuadros elaborados por la guardia civil en este informe el total de fondos liberados por Adif a las adjudicatarias principales asciende a 62.224.916,40 euros. De este total hay constancia policial de que al menos 30.172.646,00 euros fueron facturados por la empresa Obras Marimar que aparece según los investigadores en el epicentro de la trama. Los agentes sospechan que 17.638.754,47 de esos más de 30 millones euros fueron facturados de forma ficticia por trabajos no realizados. Y que esos 17,6 millones de euros son la cifra del dinero desviado por Obras Marimar con el conocimiento o concurso de las adjudicatarias principales.