sábado, 26 de noviembre de 2016

Tony Blair se pregunta qué ha salido mal en la política: qué pena que no lo vea

Es uno de los responsables de la guerra en Irak y la calamitosa desregulación financiera. Además, hizo negocios con los tiranos del mundo. Y se pregunta por qué la gente ha perdido la fe en el centro-izquierda. Blair lanzará una organización para estudiar por qué el “centro-izquierda” ha sido arrollado por las fuerzas del populismo.

Blair, Bush y Aznar en la reunión de las Azores que desembocó en la invasión de Irak de 2003.

Si la solución es Tony Blair, apaga y vámonos. Se dice que Blair lanzará una organización para estudiar por qué el “centro-izquierda” ha sido arrollado por las fuerzas del populismo. Como si él fuera un espectador, un comentarista pasivo, un observador, en lugar de uno de los principales actores en esta época de desastres políticos. Un hombre que debería estar en el banquillo de los acusados se erige fiscal del caso.
Tengamos en cuenta lo siguiente. En julio, Tony Blair fue investigado de forma oficial por su papel en una guerra que le costó la vida a cientos de miles de personas, incluidos 179 militares británicos, y que contribuyó al incremento del terrorismo islámico. Y eso sin mencionar los lucrativos negocios de Blair con tiranos de todo el mundo. Si las reglas generales se aplicaran a los hombres poderosos, Blair debería retirarse de la actividad política en la ignominia. Pero no. Menos de cinco meses después, aquí está, planeando su regreso a la primera línea política. Su carrera es como el androide T-1000 al final de Terminator 2: no se va a morir. Si Blair está buscando material para su proyecto personal —“¿Por qué la gente está tan desilusionada con los políticos del establishment?”— ¿por qué no empieza por mirar a los políticos que no pagan ningún precio por sus fechorías colosales, sino que siguen ejerciendo un poder y una influencia enormes, sin ninguna vergüenza aparente, ni siquiera arrepentimiento?
Tony Blair es uno de los políticos más despreciados en el Reino Unido. Puede que a su pequeño pero terco grupo de seguidores no le guste lo que digo. Puede que incluso crean que soy injusto y que todo el pueblo británico está sufriendo algún tipo de delirio masivo o falso estado de conciencia que le impide ver la grandeza de este hombre, pero no es así. Incluso antes de que se publicara el informe Chilcot, los sondeos mostraban que más de la mitad de la población dijo que nunca lo perdonaría. “Y la razón por la que este país está llena de gente que no cree en los políticos se resume en Tony Blair”, afirmaron los votantes laboristas que se pasaron al Ukip en los focus groups.
Cuando Blair se convirtió en primer ministro en 1997, los partidos socialdemócratas con líderes de “centro” como Lionel Jospin en Francia y Gerhard Schröder en Alemania estaban en su apogeo en Europa occidental. En la Casa Blanca estaban los Clinton. Era una época diferente, una época que ya no existe. Esta etapa política hizo su último intento de sobrevivir el mes pasado, pero fue derrotada por un proto-fascista trastornado en Estados Unidos. Su único argumento era la elegibilidad: podía comerciar con sus principios, pero al menos lograría ser elegido. Donald Trump corrió a por ello. Hillary Clinton era el único baluarte contra la calamidad que su presidencia, pero fue su “centrismo” en el establishment lo que la condenó.
Quizá Blair piensa que las derrotas de los partidos de centro-izquierda europeos pueden explicarse por su abandono en la forma de hacer política. Entonces, ¿por qué el Partido Laborista, que obtiene penosos resultados en los sondeos en Reino Unido , todavía es uno de los partidos socialdemócratas más fuertes de Europa? ¿Por qué los socialdemócratas alemanes, cuyo líder apoya la tercera vía , una forma de política “a la Blair”, están con la moral electoral por los suelos ?
Yo no soy de esos que niegan los logros de los gobiernos laboristas de 1997 al 2010, como el salario mínimo, la inversión pública y los derechos igualitarios al colectivo LGTB. Pero no se puede explicar la situación política actual del Reino Unido sin referirse a otros aspectos del blairismo . Primero, la guerra en Irak , sin la cual seguramente Jeremy Corbyn no sería el líder del Partido Laborista y que ha sembrado la furia contra todo el espectro político. Segundo, un pacto con el diablo o, dicho de otro modo, con el sector financiero desregulado que dejó al Reino Unido expuesto a un desastre económico que todavía define la realidad política actual. Tercero, la inmigración masiva sin protecciones, sin atender las dificultades económicas como la falta de viviendas y empleos. Cuarto, el fracaso al intentar reparar el daño económico que sufrieron las antiguas zonas industriales, muchas de las cuales definieron el voto a favor del Brexit.
Sí, la nueva izquierda en Estados Unidos y en Europa tiene importantes preguntas que responder. Sin embargo, mientras yo estoy más que dispuesto a hacerle preguntas incómodas a mi bando , no se ven pruebas de que los defensores del “centrismo” tengan ningún interés en la auto-reflexión. Ellos creen que la desastrosa situación política actual no es su culpa, sino que todo el resto de la gente se ha vuelto loca y entonces apoyan a uno de los hombres más despreciados de la política británica para intentar salvarse. Es desconcertante, inquietante y más que simplemente triste.