viernes, 25 de noviembre de 2016

Una jueza decide investigar el asesinato franquista del amigo de Machado y otros cuatro maestros republicanos

El Juzgado ha solicitado al Ministerio de Justicia que ponga a su disposición un experto en antropología forense. Su objetivo es exhumar e identificar los restos de seis cuerpos hallados recientemente en una fosa de la localidad soriana de Cobertelada. Las asociaciones memorialistas denuncian que los jueces que se inhiben en casos similares responden a decisiones políticas y no jurídicas.

Las excavadoras trabajando para recuperar los restos de los maestros de Soria / FOTO: Daniel Rodríguez Castro

"Es una gran noticia. La juez solo está cumpliendo con su obligación, pero hacer lo correcto en tiempos difíciles se convierte en un acto de heroísmo". Con esta claridad reaccionaba al auto judicial Iván Aparicio, presidente de Recuerdo y Dignidad. Esta asociación soriana fue la responsable del hallazgo de la fosa de los maestros republicanos asesinados por el franquismo y la que presentó la correspondiente denuncia ante la Justicia. Una denuncia que ha comenzado a dar sus frutos.
La responsable del Juzgado de Instrucción nº 1 de Almazán (Soria) ha decidido iniciar un procedimiento penal sobre el caso. La jueza se ha dirigido, en primer lugar, al Ministerio de Justicia para solicitarle los servicios de un experto en antropología forense. Igualmente, ha cursado una orden a la Guardia Civil de la localidad para que, según especifica en el auto, tome "las medidas oportunas para la vigilancia y conservación de los restos encontrados, hasta tanto se pueda llevar a cabo diligencias de exhumación y levantamiento".
Los promotores de la denuncia, redactada por abogados de la Asociación pro Derechos Humanos y de Rights International Spain, confían en que el procedimiento judicial no se detenga en la identificación de los restos, sino que, tal y como dicta la Ley, investigue las circunstancias en que se produjeron las muertes. El mismo juzgado, aunque dirigido por una jueza diferente, ya abrió un procedimiento similar en 2014 para esclarecer otro crimen franquista acaecido en la localidad de Barcones. Durante el proceso, se llegó a citar a declarar a dos de los presuntos responsables, que ya habían fallecido.
Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, afirma que solo razones políticas explican la habitual inacción de los jueces en casos similares a este: "Es la Ley de Enjuiciamiento Criminal la que establece con claridad el trabajo que deben hacer los jueces en estos casos. Desgraciadamente han sido muy pocos los que lo han hecho y eso tiene que ver con una decisión política y no jurídica"

La fosa de los maestros y del amigo de Machado

Los hechos investigados se remontan al 25 de agosto de 1936. Seis hombres fueron sacados por la Guardia Civil de la cárcel de Almazán, subidos a un camión y fusilados "uno por uno, como si fueran conejos", según declaró un agricultor que presenció los hechos. Cinco de ellos habían cometido uno de los delitos más graves para los franquistas: ejercer como maestros de escuela. Eloy Serrano, Hipólito Olmo, Elicio Gómez, Victoriano Tarancón y Francisco Romero Carrasco educaban a decenas de niños de pequeños pueblos de Soria, La Rioja y Zaragoza. Romero Carrasco era además amigo íntimo del poeta Antonio Machado y junto a él había fundado la Universidad Popular de Segovia.
Sus restos mortales aparecieron poco antes de caer la noche del pasado 27 de octubre. Voluntarios de la asociación soriana Recuerdo y Dignidad, en colaboración con expertos de la Fundación Aranzadi, buscaban su fosa desde hacía horas. Sus familiares llevaban 80 años esperando ese momento.
ETIQUETAS: memoria histórica, fosas comunes,franco, franquismo
Fuente: eldiario.es/sociedad