jueves, 23 de junio de 2016

Como en Chicago años treinta

¿QUE NOS ENSEÑA LOS AUDIOS PORNOGRÁFICOS DEL MINISTRO DEL INTERIOR?

POR ADAY QUESADA / CORRESPONSAL EN MADRID DE CANARIAS SEMANAL   

 El diario Público, digital afín ideológicamente a la formación política Podemos y propiedad del potentado mediático Jaume Roures, reveló la existencia de unas grabaciones en las que el actual ministro del Interior, Fernández Díaz, y el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel Alfonso, conspiraron de consuno para elaborar datos que pudieran ser utilizados para acusar de prevaricación a los dirigentes de los partidos independentistas catalanes, Esquerra Republicana y Convergència Democràtica de Catalunya.
  
    En las grabaciones auténticamente pornográficas, se puede oír como el ministro Fernández Díaz insta al jefe de la Oficina Antifraude a encontrar  elementos que incriminen  a determinados integrantes del gobierno catalán en operaciones corruptas.

     En las conversaciones entre Fernández Díaz y Daniel de Alfonso queda de manifiesto la intencionalidad preconcebida de incriminar a políticos independentistas de CDC y ERC en presuntas corruptelas, aunque estas sólo estuvieran avaladas por datos irrelevantes y de escaso valor judicial. De las conversaciones se deduce que, por encima de todo el contubernio en el que ambos participaron, no había un mero afán de investigación administrativa sino, sobre todo, un propósito deliberadamente  incriminatorio.

 En un momento dado de la conversación, el opusdeista  Fernández Díaz,  con una llamativa  insistencia enfermiza,  le espeta al jefe de la Oficina de Antifraude: “¡Pero Felip Puig no aparece”!.  A lo que el otro responde haciendo un esfuerzo por consolarlo:  “¡pero ahí, ahí queda fatal Felip Puig y Homs!”.
 
       De acuerdo con la propia confesión del Ministro del Interior,  su objetivo consistía, según sus propias palabras, en "torpedear la línea de flotación del “procés”".
 
      Fernández Díaz confesó disponer de todos los contactos necesarios  para hacer posible que la información obtenida se extendiera como la pólvora. Entre los elementos con los que se jactaba en contar -según revelan los audios- se encontraba la potente influencia mediática del presidente del Grupo Planeta, el difunto magnate y connotado ultraderechista José Manuel Lara , así como con altos cargos de la Fiscalía.
 
LO QUE HAY QUE APRENDER ENTRE TANTA BASURA
 
     Lo que revelan los audios no son, desde luego, novedades. Es algo sobre lo que de manera recurrente nos llega información procedente de una u otra de las facciones partidarias que se disputan la máquina del Estado.

 Pero lo importante de estos hechos, a nuestro juicio, es que sirven para poner en evidencia la enorme "liberalidad" con la que se trafica con la información en los diferentes estamentos de la maquinaria de la Administración del Estado, utilizándola de manera cainita entre aquellos que ocupan los entresijos del aparato institucional español.
 
      Los hechos han demostrado reiteradamente que, durante las últimas cuatro décadas, las diferentes instituciones estatales han sido manejadas en beneficio propio tanto por el Partido Popular como por el PSOE, según les conviniera a cada uno de estos grupos .
 
        La conversación que ahora conocemos a través de los testimonios de los audios, propias de auténticos gánsteres de los tiempos de Chicago, pone asimismo de manifiesto hasta qué punto los diferentes poderes del Estado - legislativo, judicial y ejecutivo - están sólidamente vinculados y carentes de la más mínima autonomía, al servicio de las clases sociales a las que sirven.
 
       Hoy bastaría con leer la prensa diaria para poder comprender que la propuesta de  Montesquieu en torno a la división  de los poderes del Estado no fue más que una quimera de los enciclopedistas que precedieron a la Revolucion francesa, empeñados en acabar con el poder omnímodo  de las monarquías absolutistas, pero incumplible mientras exista una sociedad de clases, sea cual sea esta.