viernes, 18 de noviembre de 2016

Zoido monta un 'clan de paisanos' en el Ministerio del Interior

Los directores de Guardia Civil y Tráfico son sevillanos como él, un cordobés será su número dos, y trae para la Policía a un político de Badajoz, donde se crió. El único que tiene experiencia en seguridad es Germán López, nuevo director de la Policía y exdelegado del Gobierno en Extremadura. Un magistrado crítico con Gallardón y la politización de la judicatura dirigirá la Guardia Civil tras la polémica marcha de Fernández de Mesa.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, con el presidente del PP y el Gobierno, Mariano Rajoy

Nacido en Andalucía y criado en Extremadura, el nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, no ha salido de esas dos comunidades autónomas para elegir a los miembros de la cúpula política del departamento. El nuevo director de la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino, y el de la DGT, Gregorio Serrano, son sevillanos, como el ministro. El político destinado a dirigir el Cuerpo Nacional de Policía, Germán López Iglesias, es de Badajoz, al igual que la madre de Zoido, y el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto Ballesteros, nació en Córdoba.
Todos tienen en común que proceden de la política local y que, excepto López Iglesias, han tenido escaso recorrido en la nacional. El hombre que va a dirigir, de facto, la seguridad del Estado, Nieto Ballesteros, fue alcalde de Córdoba hasta el año pasado. Antes había sido diputado autonómico y en la legislatura actual era el portavoz del Grupo Popular en la comisión de Administraciones Públicas. Tiene 46 años, está casado y tiene dos hijos.
Córdoba  es lo más lejos que Zoido se ha ido a buscar un colaborador. El sustituto de Arsenio Fernández de Mesa en la Guardia Civil, José Manuel Holgado Merino, es juez, como el ministro Zoido, solo que él ejerce en la actualidad. Unas declaraciones rescatadas del periódico local La Voz de Marchenarealizadas en 2012 , le muestran como un claro defensor de la independencia judicial y sin pelos en la lengua. Calificó como “troglodita” la concepción de la Justicia del exministro Alberto Ruiz Gallardón, dijo que el poder político busca someter al poder judicial y declaró en “derrumbe” la situación de la Administración de Justicia.
Holgado Merino llega a la sede de Guzmán el Bueno en un clima enrarecido por la gestión de su antecesor, al que se criticaba, dentro del Cuerpo, que hubiera utilizado el puesto para su lucimiento personal. La guinda fue el retrato que Fernández de Mesa pretendió dejar en la galería de directores generales, ataviado como un general del siglo XIX.
El único de la nueva cúpula policial con experiencia en el campo de la seguridad es el director de la Policía, Germán López Iglesias, hasta el año pasado delegado del Gobierno en Extremadura. En la primavera del año pasado volvió a la política local para ser teniente de alcalde de Badajoz. También es el que más experiencia en la política nacional acumula como diputado durante tres legislaturas. López Iglesias tiene el reto de devolver la imagen de profesionalidad a la cúpula policial que los encargos políticos contra la oposición han dañado gravemente en los últimos años.
El nuevo director de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, fue concejal de Empleo, Economía, Turismo y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla en el equipo de Gobierno de Zoido hasta la primavera pasada. En la comisión de investigación del caso Fitonovo, cuyos directivos habrían repartido dádivas y comisiones a cambio de contratos públicos, Serrano confesó como había mediado entre la empresa y la Guardia Civil, y cómo se gestó el "favor" que quiso hacer a ambas partes siendo delegado de Empleo en 2011.
Se da la circunstancia de que el pasado mes de julio, la responsable de la DGT María Seguí se vio obligada a dimitir en medio de una investigación interna por haber favorecido presuntamente a su marido.